¿Cómo trabajo?

Mi enfoque está basado en la Psicoterapia Breve, que se caracteriza por establecer al inicio del tratamiento el límite temporal con el que vamos a trabajar en consulta.

El objetivo que se persigue es conseguir cambios en áreas específicas de nuestra personalidad que nos pueden estar provocando malestar y síntomas desagradables tales como ansiedad, depresión, dificultad para dormir, problemas de alimentación, etc.

Cada tratamiento será individualizado y ajustado a cada persona empleando en cada caso las herramientas necesarias para ayudarle en su cambio (Psicodrama, EMDR, Hipnosis, Terapia grupal, etc.).

En las primeras sesiones de psicoterapia se lleva a cabo una amplia recogida de información y, tras la obtención de ésta, elaboramos un informe clínico en el que se plasman los resultados obtenidos, así como el tiempo estimado en que se realizará la psicoterapia.

Las sesiones individuales tienen una duración de una hora. La terapia de pareja y citas dedicadas a los padres en la psicoterapia infantil tienen una duración de una hora y media.

Lo ideal es llevar a cabo la psicoterapia de forma semanal, especialmente al inicio del tratamiento, para que la persona pueda ir vivenciado cambios y mejoría en sus síntomas. Conforme se va produciendo la mejora, la frecuencia de las sesiones tiende a alargarse, facilitando la autonomía de la persona.

¿Cómo te puedo ayudar?


El marco conceptual de referencia que utilizo es la visión holística del ser humano y su capacidad de integración de los diferentes modelos psicológicos.

Así mismo, y por todo ello, me permito escoger el modelo psicológico que utilizaré en cada situación, de esta forma puedo determinar la metodología y técnicas más adecuadas para el binomio paciente-problema.

Las técnicas que utilizo provienen de diferentes escuelas, y por supuesto todas ellas han sido estudiadas y aplicadas por numerosos especialistas. Según el tipo de paciente y el problema que presente, utilizo una combinación diferente de técnicas procedentes de las diferentes corrientes psicológicas.

En cuanto al enfoque, utilizo el marco terapéutico de la Psicoterapia Breve. Se trata de un modelo terapéutico avalado experimentalmente que me permite garantizar la máxima eficacia en el menor número de sesiones, favoreciendo que el paciente aumente el conocimiento de sí mismo, desarrolle su propio potencial sanador y mejore su salud física y psicológica, su calidad de vida en general.

A partir de una buena relación terapéutica basada en la empatía incondicional, el apoyo y la flexibilidad, aplico el programa terapéutico que más se ajusta al problema que presenta cada paciente, utilizando sus propios recursos personales.

Aplico en mis tratamientos la Psicoterapia Integrativa, que se caracteriza por la flexibilidad para integrar diferentes modelos psicológicos y también para realizar distintos tipos de terapia en cada paciente, en distintas fases de su vida y ante diferentes problemas.

La ventaja de utilizar un modelo integrativo es evidente: su flexibilidad para utilizar diferentes técnicas con el fin de amoldarse al binomio paciente-problema y obtener así los mejores resultados en cada caso particular.

¿En qué consiste la Psicoterapia?


En el ámbito clínico de los problemas psicológicos en la edad adulta, abordarlos implica una evaluación previa que identifique los factores de origen y mantenimiento del problema, para que en función de éstos se elija la intervención más adecuada al caso concreto. De este modo, el paciente será capaz de entender por qué se encuentra mal y qué es lo que ha de hacer para solucionarlo, es decir, una nueva forma de enfrentarse al problema.

Así, el procedimiento a seguir es el siguiente: primero se realiza una evaluación que permite recoger datos para poder explicar por qué la persona se siente mal y, especialmente, por qué el problema persiste en el momento actual. A partir de ahí, y en función del análisis de toda la información recabada, se diseña la intervención adecuada a cada caso individual.

Una terapia se desarrolla a lo largo de cuatro fases:

  • Análisis /Evaluación
    En esta primera fase de análisis, se recoge toda la información que puede ser relevante, y se analizan las causas por las que se ha podido originar el problema y las causas por las que se está manteniendo en la actualidad.
  • Generación de Hipótesis
    Una vez recogida y analizada la información, se propone una hipótesis explicativa de cómo se originó el problema y cómo se mantiene. A partir de este modelo explicativo se eligen las técnicas adecuadas que permitirán ir superando el problema.
  • Psicoterapia
    En esta fase se enseña al paciente diferentes estrategias o técnicas para superar el problema. Es muy importante el entrenamiento y la puesta en marcha de estas técnicas en la vida diaria, puesto que cuanto más se practiquen mejores resultados se obtienen.
  • Seguimiento
    La última fase es la de seguimiento. El objetivo de la terapia es que el paciente controle por sí mismo los problemas que puedan surgirle de una manera segura e independiente, poniendo en práctica lo aprendido siempre que sea necesario. Tras un periodo de seguimiento, cumplido el objetivo, finaliza el tratamiento.

Problemas más frecuentes


Los problemas Psicológicos tienen solución, se ha comprobado que la psicoterapia es un método muy eficaz por sí misma para curar ciertos trastornos como ansiedad, angustia, miedos, inseguridad, timidez, fobias… Así mismo, es parte fundamental y complemento imprescindible en el trato psiquiátrico de problemas como depresión, alcoholismo, anorexia…


La psicoterapia puede ayudar a resolver un amplio abanico de problemas:

  • Trastornos de Ansiedad: ansiedad generalizada, neurosis, fobias específicas…
  • Trastornos del Estado de Ánimo: depresión, trastornos ansioso-depresivo, apatía, vacío vital…
  • Problemas Relacionales: problemas de comunicación, timidez excesiva, soledad, relaciones paterno-filiales…
  • Problemática Sexual: impotencia, frigidez, vaginismo, anorgasmia, eyaculación precoz…
  • Problemas Laborales: estrés laboral, mobbing, relaciones dificultosas con jefes y subordinados…
  • Duelos: elaboración de duelos complicados, asumir cambios vitales (cambio de trabajo, incorporación al mundo laboral, cambio de rol…)…
  • Trastornos de la Infancia: trastornos emocionales (ansiedad, miedos, fobias, trastorno depresivo), trastornos del sueño…